lunes, 3 de octubre de 2016

Solas no podemos

Voy a rescatar un artículo de las olimpiadas un poco a toro pasao, porque acabaron hace más de un mes, pero el tema en sí es de actualidad como el que más (y lo que le queda, por desgracia): el machismo en los deportes. Estas olimpiadas me ha sorprendido positivamente la cantidad de artículos que han aparecido en internet denunciando comentarios, críticas o costumbres machistas en los JJOO. Es un tema que antes no tenía apenas visibilidad, que nadie percibía, y parece que ahora está saliendo toda la mugre que había debajo de la alfombra.

Me llamó la atención especialmente este artículo, en el que se cuenta cómo, cuando Katinka Hosszu ganó la medalla de oro de natación en 400 metros estilos, el comentarista dijo que era gracias a su marido (en concreto, dijo: "¡Ahí está el hombre responsable!"). No vamos a darle más vueltas al comentario porque no merece la pena. Lo que me voy a poner a analizar son los motivos que utiliza el borrego del comentarista para justificarse:

1- Dice que no se puede hablar de la victoria de la nadadora sin hablar del mérito del marido.

Ah, claro. Cómo había podido pasar por alto que es costumbre hablar solo del entrenador, a los deportistas que les peten, porque solos no valen para nada. Sí, el entrenador tiene muchísimo mérito, por supuesto, pero la que ha ganado la medalla es ELLA y, como ella, todos los demás y las demás deportistas que mercen al menos su minuto de gloria cuando acaban de ganar una medalla. Y esta mujer, además, ha batido un récord. Pero, ¡eh!, el mérito es del entrenador, que casualmente es también su marido. ¿Alguien sabe quién es el entrenador de Rafa Nadal? ¿Y el de Usain Bolt? ¿O el de Michael Phelps?

2- Dice que son "cosas del directo".

Es decir, que el comentario de mierda solo se podría haber evitado si:
-lo hubieran cortado después, es decir, manipulado
-se hubiera preparado el discurso, es decir, manipulado

Pero que en esencia él piensa eso y está de acuerdo con lo que ha dicho y le ha salido del alma y no lo ha podido evitar. Pide perdón por haberlo dicho, ¡¡¡pero no por pensarlo!!! Al directo puedes achacar que se vaya el sonido, que se te olvide una palabra o que te equivoques al decir un nombre, pero no puedes culpar al directo de tu forma de pensar. Y el tío ni ha pedido disculpas. Pues nada.

Seguimos siendo seres a los que proteger. Niñas con ilusiones que no pueden triunfar sin un hombre detrás que las aliente y anime. Personas con un genio inestable que necesita ser controlado para dirigir nuestra energía a buen puerto. Mujeres que, si hacemos algo bien, es porque lo hacemos como los hombres. Objetos que tienen que ser bonitos antes que potentes. Parejas de alguien antes que individuos en sí mismos. Siempre estamos subordinadas y dependemos de algo.

A todos aquellos hombres y mujeres que opinan que la sociedad está paranoica y ve machismos donde no los hay, no hay peor ciego que el que no quiere ver.

_____________________________

Si queréis ver los casos más destacados de titulares que dan pena y vergüenza, aquí tenéis una selección.

1 comentario:

  1. No es muy buen ejemplo el referirse al entrenador de Rafa como otro desconocido más del que nadie sabe su existencia. Yo de lo que más entiendo deportivamente es de tenis, pero a Toni Nadal lo conoce mucha gente aunque no hayan visto un partido de tenis en 10 años. Supongo que la gente que se suela interesar por el atletismo y la natación, le pasará lo mismo con los entrenadores de Usain y Phelps, pero por el "peso" mucho mayor de la figura de Rafa, su tío y entrenador es mucho más conocido (y porque seguramente sea muy buen entrenador). Dicho esto, muy de acuerdo con todo lo demás xD. A mi me da igual el sexo, nunca se debe achacar un triunfo de un deportista (como dejó entrever el comentarista del que hablas) únicamente al entrenador ¡O entrenadora! que también las hay y muchas. El triunfo es de ambos porque un buen deportista no es nada sin toda la gente que tiene a su alrededor y que lo aúpan a alcanzar el éxito (el entrenador la figura mas representativa pero no la única) y los entrenadores y preparadores tampoco pueden conseguir mucho si el deportista no muestra una capacidad de adaptación espectacular, condiciones psicológicas óptimas, virtuosismo etc, (hablamos de deporte élite). Aún así, si un o una deportista consigue una medalla, es lógico que el triunfo y la importancia de la felicitación y el éxito vayan dirigidos a él/ella, que es físicamente quien acaba de conseguir ese logro, y el comentarista en este aspecto patinó muchísimo, más cuando se trata de una mujer entrenada por un hombre, puesto que aunque para él los sexos de ambos no hubieran sido un condicionante a la hora de cagarla hablando (cosa que desgraciadamente no creo), es seguro que se iba a malinterpretar debido al machismo que efectivamente y como bien dices, sigue existiendo.

    ResponderEliminar

No olvides ser respetuoso conmigo y con los demás usuarios :)