viernes, 15 de mayo de 2015

La envidia española

Que no os engañen, la marca España no es la paella, ni los toros, ni las playas, ni nuestro deporte. Es la ENVIDIA.
La gente quiere que hagas las cosas bien, pero nunca mejor que ellos. No lo olvides.
Leí un artículo de estos chorras que te hacen una lista de características que tienes si eres algo, en este caso español. Este se llama "15 señales que indican que naciste y creciste en España", y la señal número 10 dice así (traducción propia): "No te fías de la gente a la que se le dan muy bien los idiomas. Ya hemos hablado de esto antes; tenemos el mal hábito de despreciar a la gente que destaca en algo. Sobre todo en los idiomas y sobre todo en el inglés. No sabes por qué, pero cuando conoces a otro español con un acento inglés perfecto no puedes evitar pensar "¿Qué te has creído con ese acento? ¿Qué quieres demostrar? ¿Te crees más guay que los demás?".


Eso se traduce en lo siguiente: "¡¡LA ENVIDIA ME COOORRRRRRRRRRROOOOE PORQUE ESE INDIVIDUO HABLA INGLÉS MEJOR QUE YO!!". Y por supuesto tu siguiente paso no es apuntarte a clases para mejorar tu inglés ni felicitarle por su perfecto acento. En vez de eso, tu lado oscuro surge para darte mil excusas con las que justificar tu desventaja, cosas del tipo "este es un pijo que ha podido estudiar en Inglaterra y yo no", "seguro que tiene un pariente inglés", "mucho acento mucho acento y luego seguro que tampoco tiene tan buen nivel".

Esto podemos extenderlo a otros ámbitos. Cuando nos enteramos de que alguien está trabajando en un sitio con buen sueldo y buen horario y esas cosas, decimos "qué suerte tienen algunos" o "lo que hace un enchufe". Nadie dice "se lo merece por todo el trabajo que ha hecho". No, porque todo el mundo piensa que nadie se merece más que él y, cuando lo obtiene, aparece la ENVIDIA.





En España a nadie le gusta que la gente destaque, sea en los idiomas, en las notas, en el trabajo o en cualquier otra cosa. Si alguien lo hace mejor que tú, es claramente por suerte o porque quiere pavonearse. Porque es un inseguro y necesita llamar la atención y hacerse notar. Tú, por supuesto, podrías hacerlo mucho mejor si quisieras, pero no quieres ser el centro de atención como el pavo ese que va presumiendo de lo bien que habla inglés. Todo es porque no quieres, no porque no puedas. Pero lo que te pasa es que, en el fondo, quieres hablar inglés como él. Que le tienes ENVIDIA porque tú no puedes hacerlo tan bien.


Este sentimiento existe aquí y en la conchinchina, por supuesto, pero mi teoría es que tenemos incrustada en el gen español alguna secuencia que mutó en algún momento, que potencia la envidia y que confirma aquello de "Spain in different". Es diferente porque en España hay muchas cosas buenas que no puedes encontrar en países del norte donde la gente es más rancia, el tiempo más frío y la comida claramente peor, pero no por eso tenemos que renunciar a otras características positivas que ellos tienen (o al menos tienen en mayor medida). Por ejemplo: sales de aquí y la gente habla 3 o 4 idiomas, está mucho más segura de sí misma y creen que a base de esfuerzo y voluntad se pueden conseguir muchas cosas (y además todo esto lo llevan con mucha naturalidad); miras dentro de nuestro país y ves que el paletismo (¿será esa la secuencia antes mencionada?) está fuertemente arraigado y que está mal visto intentar superarse, querer un cambio o creerse capaz de hacer X cosas o cumplir X objetivos (y si alguien lo hace presume de ello sin parar). El español medio se conforma, cree que no da pa más y por ello desprecia a los que sí creen que pueden llegar más lejos.

Por favor, ¿podemos ya superar eso y avanzar en la vida? Sí, hay enchufados a patadas (porque esa es otra cosa que nos encanta, el enchufe) y gente con suerte o recursos caídos del cielo, pero hay gente que se gana lo que tiene. Vamos a intentar reconocer las cosas que algunas personas hacen bien y no intentar rebajarlas y despreciarlas solo porque nosotros no seamos capaces de igualarlas. Es muy fácil insultar y reírse de los demás como una cucaracha asquerosa y despreciable, pero yo prefiero parecerme a una cucaracha lo menos posible, así que opto por admirar a la gente que hace las cosas mejor que yo y esforzarme por mejorarme a mí. 

Ojalá tú pienses igual que yo y admires las cualidades ajenas a la vez que potencias las tuyas. A ver si finalmente conseguimos eliminar el paletismo de la marca España.


Extra



Si os interesa el tema, encontré este artículo de El País después de que ya hubiera escrito la entrada. Es interesantísimo y trata del mismo tema, pero enfocado a las personas que podrían causar envidia y que, por no hacerlo, se rebajan para adaptarse al resto y no sobresalir. Digamos que el artículo es el hermano mayor, guapo e inteligente de esta entradita cutre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No olvides ser respetuoso conmigo y con los demás usuarios :)